Archive for the ‘Ciudadanía’ Category

h1

Perdurabilidad vs. Productividad

7 marzo 2010

En un reciente articulo de elpais.com, se hacía un interesante análisis sobre las condiciones e intereses de la estabilidad del empleo público, y que ha encontrado múltiple eco en la blogosfera. En una reciente entrada de este mismo blog, comentábamos también algunos aspectos relacionados con temas laborales en el ámbito público. Me consta que se está hablando mucho de ello, lo que demuestra que el debate está en la calle, y va a más.

Como dije entonces, la “caza” del funcionario ha comenzado, una frase que espero no sea entendida en sentido peyorativo, si no mas bien como una consecuencia lógica y seguramente irreversible de un proceso que es consecuencia de cambios sociales y económicos, y que supone un reto pendiente para todos los agentes que participan directa o indirectamente en ‘lo público’.

La ecuación formada por administración pública = eficacia + transparencia + participación, empieza a tener incógnitas difíciles de despejar. En tiempos estudiábamos como, para resolver una ecuación, lo que suma a un lado, pasa al otro restando. Y para despejar las incógnitas vamos a tener que restar de algún sitio. Si no, no salen las cuentas.

Recientemente leía en una comunicación sindical como se atribuían el éxito de arrancar un compromiso por parte de la presidencia de una importante entidad pública (la mía), por el que se garantizaba el empleo a toda la plantilla durante la presente legislatura. Extraje un par de conclusiones de esta noticia, aparentemente positiva, que no invitaban precisamente al optimismo. Por un lado, se trata de un compromiso con fecha de caducidad, mas o menos un año, que es lo que queda de legislatura en lo local. Y por otro, menos halagüeño aún, es que el debate está abierto, sobre la mesa, evidenciando que debe haber alguien por ahí echando cuentas. Y es que alguien, antes o después, tendrá que resolver la ecuación.

Haciendo un breve análisis sobre aspectos relacionados con el empleo público podemos encontrar, entre otros adjetivos, el de perdurable. Perdurabilidad: Condición de lo que dura mucho. Se trata de una condición aparentemente inalterable, es decir, no seria perdurable si hubiera condiciones por las que pudiera dejar de serlo. Y es que en la práctica es así, o al menos, así esta entendido. Lo que menos me gusta es que este adjetivo es uno de los pocos cuantificables a la hora de resolver las incógnitas de nuestra ecuación. No he encontrado ninguno que nos ayude a medir el contenido de lo que hacen los funcionarios públicos. A medir lo que producen.

Si planteamos la posibilidad de medir la productividad, estamos abriendo la posibilidad de mejorar las condiciones salariales de aquellos que mas produzcan. Y si, también, la de empeorar la de aquellos que menos produzcan. Si hasta se les podría apartar de la carrera pública a aquellos que produzcan por debajo de ciertos límites y no encuentren una buena explicación. No creo que haya que echarse la manos a la cabeza si esto ocurre. En definitiva, les ha ocurrido a mas de 80.000 personas en este último mes, personas que hasta ese momento estaban contribuyendo con parte de sus ingresos al sueldo de los que se dedican a lo público. Y la única diferencia es que les ha pillado trabajando en la empresa privada.

Espero que no pase mucho mas tiempo antes de que se plantee de manera seria y rigurosa el medir la productividad de los empleados públicos, algo en los que las Tecnologías de la Información tienen mucho que aportar. Cuando hablamos de eficacia, transparencia y participación, estamos hablando de que la ciudadanía debe conocer los mecanismos y resultados de dichas mediciones.

Y no solo medir por medir. Se deben tomar cuanto antes las decisiones que de ellas se derive. Si no, las consecuencias pueden ser peores, y podemos llegar a que se tomen estas decisiones sin que se tengan en cuenta las medidas de productividad. ¿O es que alguien duda de que se vayan a tomar estas decisiones?.

h1

El barómetro del CIS

20 junio 2009

Se que está siendo muy comentado por la blogosfera, pero no me resisto a aoprtar mi humilde visión sobre los datos que nos aporta el CIS en el barómetro de marzo-09.

En general, y antes de entrar en detalles, comentar que me parece un encuesta bien realizada, con un conjunto de preguntas muy completo y que abarca un amplio espectro de la realidad actual al respecto de la administración electrónica. Las conclusiones, desde mi punto de vista, son francamente optimistas: estamos hablando de un nivel de uso mas que razonable para una oferta de servicios paupérrima, lo que permite aventurar una tendencia positiva una vez que la oferta se vaya consolidando.

A las preguntas sobre el funcionamiento “tradicional” de las administraciones públicas, la balanza se inclina hacia el lado negativo. Sin embargo a las preguntas sobre los servicios electrónicas que se prestan en la actualidad, las respuestas en general son muy favorables.

Sorprende que el 71.8% declare conocer la existencia de los servicios electrónicos, con un protegonismo muy evidente de la presentación telemática del IRPF. Sorprende todavía mas (me resulta contradictorio) que el 71.9% prefiera el presencial como canal preferente para comunicarse con las administraciones, mientras que solo el 19.7% prefiera Internet. Me gustaría pensar que “lo han probado poco”.

A preguntas sobre la utilidad de determinados trámites telemáticos, ronda el 80% la media de valoraciones útiles o muy útiles en todos los casos. En cuanto al tipo de administración, se constata la cercanía no sólo física de la administración local, que se traduce en una predisposición mayor a la tramitación presencial cuando el trámite es con el ayuntamiento que cuando es con una entidad es autonómica o nacional.

Resumiendo estos y otros muchos datos, se puede concluir que hay un porcetaje de alrededor del 20% de la población que podríamos calíficar de “maduro” en cuanto a la administración electrónica: la usa y la prefiere y un porcentaje que ronda del 40% que ni usa ni va usar medios electrónicos. Nos queda un 40% de “indecisos” con los que trabajar, sin descartar el cambio de vocaciones de entre los resistentes una vez que el número de servicios, la calidad de los mismos, y sobre todo la costumbre vaya convirtindo en habitual lo que ahora es todavía una novedad.

Desde mi humilde experiencia, estoy acostumbrado a trabajar con un nivel de “resistencia al cambio” muy superior al que parece concluirse de esta encuesta, en la que el porcentaje de resistentes no es muy alto, ni tiene argumentos muy sólidos. Pienso que es facil que se vayan produciendo cambios de tendencia y costumbre a la misma velocidad que vayamos siendo capaces de poner a disposición de la ciudadanía nuevos trámites electrónicos, ya que no debemos olvidar que los resultados se producen cuando el volumen de trámites es muy pobre.

Para concluir, creo que el camino a seguir está claro y libre de grandes obstáculos, aunque la velocidad debe incrementarse si no queremos perder el salvoconducto que parece que nos han dado.

Ánimo, y al tajo!!!

h1

El derecho a una buena ciudadanía

1 junio 2009

Hace unos meses escribí un  artículo para un libro que editaba la Diputación, desde la Oficina del Defensor del Ciudadano, en el que explicabamos nuestra visión sobre la influencia de las TICs en la sociedad actual los riesgos que supone su uso, y el estado actual de la legislación sobre asuntos tecnológicos.

El objetivo principal era divulgar los derechos de los ciudadanos, de un modo sencillo y nada técnico. Lo pongo en un recuadro a la derecha en un recuadro de Box.net. Aunque se trata de un documento genérico, creo que puede servir de referencia para futuros post. Esta abierto para comentarios.

h1

Hablemos de tecnología

28 mayo 2009

LLevo unos días navegando centrado en aspectos que podríamos denominar “administración 2.0″, y llego a la conclusión de que hay una enorme cantidad de interesante documentación al respecto. Hay mucha genta centrada en este ámbito, desde políticos a técnicos de la adminitración, con un perfil bastante homogeneo en cuanto a conclusiones y formatos: se abren infinitas posibilidades y retos para la administración actual en la utilización de las herramientas 2.0 (no me gusta este término) y parece cada vez mas claro cual va a ser la evolución a corto plazo.

Es francamente esperanzador un impulso tan claro y organizado, con un foco muy preciso, que auna ciudadanía y sociedad, lo que desde mi punto de vista garantiza una rápida evolución hacia la consecución de objetivos relacionados con una mayor eficacia y transparencia en la administraciones públicas. Pero no solo se trata de cambios en la administración: estamos hablando de cambios sociales a todos los niveles.

¿Y que papel juega las tecnologías de la información en todo esto? Creo que las TIC son la herramienta principal para lograr el cambio; al menos lleva tiempo siéndolo, y todo hace indicar que cada vez con mayor intensidad. El hecho de ser una herramienta supone que es un medio y no un fin. Las TIC deben acompañar al cambio social, a la evolución en las administraciones, pero se deben fijar objetivos. Si nos centramos en exceso en los cambios tecnológicos, podemos estar comprometiendo la evolución social de la que son herramienta.

Es fácil concluir que el desarrollo de los cambios sociales que estamos viviendo (incluida la crisis) tienen mucho que ver con la tecnología. De hecho, no serían posibles sin su uso. Ahora bien, no es la tecnología la que debe condicionar estos combios, si no simplemente acompañarlos y servir de soporte.

Por otro lado, no he encontrado demasiada documentación sobre aspectos tecnológicos en la administración y menos aun en la utilización de las redes sociales. Voy a intentar desde este foro, aportar mi grano de arena buscando documentación, enlaces y aportando mi humilde punto de vista.

Asi es como va lo mio.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.